viernes, 28 de noviembre de 2014

OPEP . ¿Cómo funciona el cártel ?

La OPEP no recorta producción pese al desplome del precio del petróleo



27.11.2014 Madrid David Page . Siga al autor en 0
El cártel mantendrá su producción conjunta en 30 millones de barriles al día ante la falta de acuerdo entre los integrantes de la organización. Varios países defendían rebajar la cuota para aupar los precios.


OPEP petróleo Arabia crudo

Los miembros de la OPEP llegaron divididos a la cumbre crucial que se celebraba hoy en Viena. Y así se van. Los doce integrantes del cártel de exportadores de petróleo se repartían entre los que querían recortar la producción para conseguir levantar los precios (el barril ha perdido un tercio de su valor desde junio, y ahora se sitúa en mínimos de 2010, por debajo de los 75 dólares) y los que querían mantener sin cambios la oferta de crudo al sentirse cómodos con el actual contexto de petróleo barato. Entre los primeros, singularmente Venezuela; entre los que no querían cambios, Arabia Saudí, principal productora de la organización, y algunos de sus socios del Golfo.

La cumbre se cierra sin acuerdo para tocar la producción de los doce países. La OPEP ha decidido no rebajar su producción conjunta y mantenerla en los 30 millones de barriles al día (mbd) durante los próximos seis meses, pese al desplome de la cotización del crudo y pese a los aprietos que el petróleo barato pone a algunos de sus miembros (Venezuela necesita que el crudo esté por encima de los 100 dólares para cuadrar sus presupuestos). Unos apuros en los que también se encuentran otros productores no adscritos al cártel, singularmente Rusia, que también requiere que el crudo se mantenga en el entorno de los 100 dólares.

"Conforme con el interés de devolver el equilibrio al mercado, la Conferencia [ministerial de la OPEP] ha decidido mantener el nivel de producción de 30 millones de barriles diarios", explica la OPEP en el comunicado emitido al cierre de la cumbre de Viena , en el que, sin embargo, apunta su "preocupación por el rápido descenso de los precios en los últimos meses". El cártel mantiene así invariable la producción en el nivel que aprobó hace ahora tres años, en noviembre de 2011.

No obstante, la producción real de todos los países de la OPEP es ligeramente superior a esa cuota oficial, situándose entre los 30,3 millones y los 30,5 millones de barriles. Y en el comunicado de hoy, el cártel no incluye su tradicional llamamiento a que los miembros cumplan con la cuota oficial.

La mano de Arabia Arabia Saudí lleva semanas apuntando que se siente cómoda con los precios actuales del crudo, e incluso augurando que podría mantenerse en esos niveles uno o dos años. El mayor productor de crudo del cártel desinflaba ayer mismo las expectativas de que la cumbre de Viena se saldara con una rebaja de producción. "El mercado se estabilizará por sí mismo", dijo el ministro de Petróleo saudí, Ali Al-Naimi.
Arabia Saudí, el principal socio de la OPEP, opinó hoy que el mercado "se estabilizará por sí mismo", reduciendo así las expectativas de que el cartel petrolero apruebe una reducción de la producción en la reunión que celebra mañana en Viena. Riad no tiene intención de sostener los precios, porque el petróleo barato le sirve para 'castigar' a sus rivales geopolíticos (al tiempo a sus rivales regionales Irán e Irak, y también a Rusia por su respaldo al régimen sirio y a Teherán) y económicos (pone en jaque la rentabilidad de algunos proyectos de fracking en EEUU y futuras inversiones en otros proyectos nuevos, al tiempo que mantiene su cuota en el mercado global del crudo aunque sacrifique ingresos).

El crudo Brent (el barril de referencia en Europa) ha pasado de los 115 dólares a los que cotizaba en junio a perder en las últimas semanas el soporte de los 80 dólares por barril y hoy a hundirse por debajo incluso de los 73 dólares. El menor crecimiento de la demanda (por el enfriamiento de la economía china y el parón europeo) y la sobreoferta (fundamentalmente por la mayor producción de EEUU) han hecho caer el precio del petróleo, y la decisión de Arabia de no ayudar a su recuperación ha provocado el desplome. Un problema para el 'fracking' Un posible escenario de precios moderados durante uno o dos años pone en serios aprietos la expansión de los hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos y fuera del país (así como la explotación de las aguas ultraprofundas de Brasil). El punto crítico en que los proyectos que utilizan el fracking -técnica consistente en inyectar agua y productos químicos a alta presión para fracturar la roca y así liberar el petróleo o el gas atrapado en ella- dejan de ser rentables es difícil de determinar.
Según diferentes analistas, la inmensa mayoría de los campos de explotación de hidrocarburos no convencionales de EEUU es rentable con precios del barril de crudo que oscilan entre los 50 y los 80 dólares (aunque algunos proyectos necesitan que se sitúe incluso por encima de los 100 dólares para no entrar en pérdidas). En el actual contexto de caída de precios, parte de los proyectos de shale oil están en un serio riesgo y la posibilidad de captar inversiones para nuevos proyectos se reduce.