viernes, 8 de abril de 2016

Déficit 2015 (III )


El nuevo Gobierno tendrá que negociar con Bruselas y tomar medidas impopulares


  • Montoro critica a los nuevos gobiernos autonómicos tras los incumplimientos del déficit


Montoro critica a los nuevos gobiernos autonómicos tras los incumplimientos del déficit MADRID/SANTANDER |EUROPA PRESS
El déficit disparado en 2015 ha alcanzado el 5,16% y ahora España se prepara para las consecuencias. El futuro Gobierno tendrá un agujero importante que deberá corregir. ¿Cómo? Hablan diversos economistas de prestigio consultados por lainformacion.com.

Miguel Sebastián, exministro de Industria y jefe de la Oficina Económica de La Moncloa

Miguel Sebastián habla sin pelos en la lengua: “ Se me cae la cara de vergüenza después de escuchar a Montoro”. El exministro socialista critica con dureza que el Gobierno no haya sido capaz de controlar el déficit pese a que los dos últimos años se han cerrado en positivo. También le ha llamado la atención la alusión del titular de Hacienda a los enfermos de hepatitis C, como si el déficit se hubiera disparado por su culpa: “Es tremendo”, dice. Sebastián recuerda que en 2012 el PP echó la culpa del déficit a la herencia recibida.
Miguel Sebastián llama la atención sobre el hecho de que el PP no ha sido capaz de controlar el gasto pese a que ha bajado el paro, pese a que los tipos de interés no han subido y pese a que nos encontramos en crecimiento nominal. El próximo Gobierno, por tanto, recibirá una bomba de relojería.
El exministro socialista destaca también que en el acuerdo PSOE-Ciudadanos hay incluidas medidas que supondrían más gasto y rebajar el objetivo de déficit pactándolo con Bruselas. Para él, esto es un error.
La solución de Sebastián pasa por que España deje de ser el país de Europa con mayor déficit. Eso se hace controlando el gasto, haciendo algunos ajustes y no pidiendo a Bruselas que flexibilice sus exigencias.

José Carlos Díez, economista

Para el economista José Carlos Díez la gestión del actual Gobierno en funciones ha sido nefasta. “No les libra ni Dios”, explica. Todo ha ido a mejor, explica: los tipos de interés, el precio del petróleo y el crecimiento en España. Pero el Ejecutivo no ha sido capaz de recortar el gasto sin haber ninguna causa exógena.
Díez destaca que los Presupuestos de 2015 estaban “mal hechos”,como ha quedado demostrado en el déficit que ha arrojado la Seguridad Social. Lo mismo sucede con los Presupuestos de 2016, que van a quedar desfasados.
La herencia que va a recibir el próximo Gobierno va a ser envenenada. Díez destaca también el agujero en la Seguridad Social de 15.000 millones de euros y que la hucha de las pensiones tiene cada vez menos fondos. “¿Para qué el Gobierno ha bajado el IRPF en dos ocasiones?”, se pregunta. Cifra el desfase en casi 10.000 millones.
¿Qué es lo que va a ocurrir? José Carlos Díez considera que el próximo Ejecutivo va a tener que emprender una negociación dura con Bruselas, ante la que la Comisión Europea se va a mostrar inflexible. Cree también que va a haber nuevos ajustes o recortes. Y no descarta que un futuro España reciba un posible plan de inversiones a nivel comunitario.

José Ramón Pin Arboledas, profesor del IESE

Lo del exceso del déficit (+5% el PIB) se debe a preocupaciones electorales. Sujetarlo en un año electoral es muy complicado. Sobre todo si se han perdido el poder en muchas autonomías como ocurrió en Mayo pasado; ya que éstas son el mayor origen del déficit. En 2015 el Gobierno del PP redujo ingresos (IRPF) por cumplir con su electorado y no pudo contener los gastos por la misma razón electoral.
En consecuencia el próximo Gobierno deberá reducir gastos y aumentar ingresos ¿Aumentar el IVA? Probablemente al 25%, porque el aumento del IRPF sería más perjudicial para el consumo interno, uno de los motores del PIB. Lo de aumentar el Impuesto de Sociedades va contra la inversión, otra medida contraproducente a efectos de crecimiento y creación de puestos de trabajo y el impuesto a "grandes fortunas" es una utopía por qué o se irán o no vendrán.
En consecuencia: si son razonables, incluso negociando con la UE,los nuevos Gobiernos tendrán que tomar medidas impopulares. Incluso aunque sean de Unidad Popular o de la vía 161. El ejemplo de Tsipras en Grecia lo adelanta. Entonces ¿Por qué Pelearse para llegar al poder? Porque la erótica del poder es muy atrayente. Lo cínico es anunciar paraísos terrenales, para luego aplicar la tijera. Por eso se espera que sea el que sea será una legislatura corta.

Fernando Luengo, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense

Luengo, impulsor del programa televisivo 'Eco' (que se emite en streaming), asegura que "partir de la premisa de cómo hará el próximo Gobierno de España para cumplir con los objetivos de déficites algo sumamente erróneo. La pregunta debería ser: ¿Cómo haremos para al menos renegociar esos objetivos? En la actualidad y en las condiciones que impone Europa resulta imposible hacerlo".
Según Luengo, lo primero que debe hacer el próximo Gobierno es pactar con Bruselas una mayor flexibilidad del calendario fijado para cumplir con los objetivos acordados. "Es imposible cumplir a corto plazo con lo que pide Bruselas. Aplicar más recortes socialesserían inaceptables para la economía. Somos el tercer país más inequitativo de Europa. Nuestro país está cada vez más lejos de Alemania en materia de renta per cápita. Desde 2008 esa brecha se ha acentuado. Mientras tanto, Bruselas es una camisa de fuerzaque exige y exige, pero no se puede seguir por este camino".
El especialista advierte que "el próximo Gobierno tendrá queplantearse otra manera de financiar el gasto público. Por ejemplo, que el tipo impositivo real se acerque al nominal para las grandes corporaciones. Éstas solo pagan el 6%. España es unparaíso fiscal. Mientras tanto, el gasto social se ha reducido muchísimo, más de un 30% en estos últimos años, y ya no hay lugar para más ajustes. Según Eurostat, tres de cada diez españoles padecen una situación de pobreza relativa".
Para concluir, señala que "no hay que cumplir con estos objetivos,hay que renegociar. Por otra parte, ya urge una revisión de las condiciones que exige Bruselas a escala europea . ¿Dónde ha quedado la equidad de Europa y la democracia?".  

Fernando Abalo, economista

Fernando Abalo sí considera que se puede cumplir con los objetivos de déficit. "Si se quiere se puede. El déficit es la resta pública entre lo que ingresa y gasta el Estado. Lo que es inconcebible es que sigacreciendo cada vez más el gasto público. En materia de ingresos, el nuevo Gobierno podría aplicar diversas fórmulas como solucionespara obtener más ingresos", asegura.
Abalo no es partidario de subir más los impuestos, pero si el próximo Gobierno elige ese camino no debería aumentar más el IRPF, como proponen algunos, porque su nivel ya es bastante alto. Pero podría aplicarse una sobretasa a la emisión de partículas de carbono de vehículos contaminantes. En materia de transacciones financieras, también podrían aplicarse más reformas. Pero uno de las vías más adecuadas sería perseguir la evasión de las grandes y medianas empresas. Otra medidas podría ser mejorar las opciones de venta de bienes decomisados, utilizando nuevas tecnologías para captar mayor atención entre eventuales compradores. Esto generaría más ingresos", afirma Abalo.
En materia de reducción del gasto, asegura que se podríacentralizar la compra de materiales del estado, mejorar la eficiencia de gestión, y en el caso más doloroso para la ciudadanía, reducir aún más las prestaciones sociales. "El problema de España es que estamos asfixiados de los dos lados", manifiesta.
Según Abalo, el próximo Gobierno debe mejorar la eficiencia del gasto:  "Gastar más sería inviable".

Nieves Carmona, profesora de Economía de la Universidad Francisco de Vitoria

Nieves Carmona considera "un auténtico disparate incrementar el gasto público, como señalan algunos que harían. Hay que mirar la historia reciente de España para comprender cómo ha incidido de manera determinante el tema del déficit en el devenir del país. Los objetivos de déficit del 4,2% con Bruselas ya están firmados. Lo que debe hacer el próximo Gobierno es crear un marco estructural para la recuperación económica definitiva de España", asegura.
Carmona recuerda que "desde el 2009 hasta hoy se ha logrado reducir el déficit en más del 50%. Éste es un éxito rotundo de todos los españoles, a costa de su esfuerzo y sacrificio. Pondría una nota de 'notable' a la gestión del Gobierno en el cierre del año 2015, con datos evidentes, como la creación de empleo, el aumento del PIB, los datos positivos que arroja la balanza comercial, etcétera", señala.
Claro que, según ella, el gran lastre sigue siendo el paro. "Se ha iniciado una recuperación económica, pero para acercarnos a los objetivos de déficit hay que contener el gasto público. No queda otra. Uno de los caminos es realizar una revisión más eficiente de los presupuestos del Estado, eliminando partidas presupuestarias innecesarias".
Por otra parte, asegura que "el Gobierno que llegue debeincrementar la presión sobre las comunidades autónomas, para que cumplan con los objetivos de déficit. Hay casos escandalosos como el de Cataluña, que no deberían repetirse".
Respecto a la posibilidad de subir los impuestos para aumentar los ingresos públicos, considera que no sería recomendable: "Lo que hay que hacer es incentivar el consumo y la inversión. Si aumentas impuestos reduces consumo. La incertidumbre política tampoco contribuye a la recuperación económica. Necesitamos como primer paso un Gobierno sólido y con buenas intenciones", afirma.

Gloria Claudio, profesora de Economía Mundial de la Universidad Francisco de Vitoria

Claudio, profesora de Economía Mundial de la Universidad Francisco de Vitoria señala que "lo que proponen algunos partidos de incrementar aún más el gasto público si llegan al Gobierno, no es viable en absoluto. Lo que necesitamos son reformas de calado.Hay que reflexionar por qué creando empleo y con crecimiento del PIB seguimos sin cumplir con los objetivos de déficit".
En esta línea, opina que "uno de los grandes temas a analizar es si los compromisos contraídos con Bruselas son realmente asumibles o no. Por un lado asistimos al curso de un ciclo político en el país. Por el otro va el ciclo económico. En diciembre, cuando se celebraron las pasadas elecciones presidenciales, no se adoptaron medidas impopulares. Pero desde el punto de vista político,necesitamos de manera vital un acuerdo de Gobierno".
Según Claudio, revertir la situación "no pasa por subir más impuestos. Hay que robustecer el modelo productivo, invirtiendo en actividades de futuro, volviendo a recuperar los talentos que se han ido del país. Todo eso se consigue con medidas a medio y largo plazo. Estas iniciativas tendrán sus resultados dentro de una década. El próximo Gobierno no verá los frutos que las mismas arrojarían", agrega.
Por otra parte, considera que "no cumplir con Bruselas es enviar una mala señal a los socios europeos. Las consecuencias serían negativas. Podría aumentar hasta la prima de riesgo. Y seríamos además el primer país que resulta sancionado por Europa, al no cumplir los objetivos de déficit".
Además, afirma que el gasto social no puede achicarse más."Estamos hablando en un contexto en el que la deuda pública se sitúa al 100% del PIB. Las cifras de pobreza y desigualdad siguen siendo muy altas. Deben aplicarse medidas a medio y largo plazo, estructurales".