viernes, 15 de abril de 2016

El marisco tailandés que tú comes lo pescan esclavos

Hoy he leido en El Confidencial. com una noticia relacionada con el tema del dumping social que estamos analizando en clase. Os dejo un resumen de la misma :
Resultado de imagen de Logo del confidencial

 LAURA VILLADIEGO.BANGKOK

Ed fue forzado en tres ocasiones a subirse a un gran barco pesquero. Las dos primeras veces fue drogado y se despertó ya en alta mar. ..... pescando durante jornadas de hasta 18 horas diarias con descansos de apenas tres horas. “
...............Ed es uno de los miles de esclavos sobre los que se ha forjado la industria pesquera tailandesa y que han permitido al país asiático convertirse en el tercer exportador mundial de marisco y pescado. El sector lleva, sin embargo, varios años en el ojo del huracán de las críticas de grupos de derechos humanos alrededor del mundo por sus duras condiciones laborales y por los abusos repetidos a sus trabajadores.

Ante la creciente polémica, la industria introdujo algunas mejoras en la última década, centradas fundamentalmente en el trabajo infantil. “Hace 10 años había niños de seis o siete años en las fábricas [de pelado y procesamiento de pescado]. Ahora es raro encontrar [trabajadores] de menos de 15, especialmente en las fábricas que exportan”, asegura Patima Tungpuchayakul, mánager de Labour Rights Promotion Network, una de las ONG que ofrecen apoyo a trabajadores migrantes en el sector.

...................Los esfuerzos por acabar con el trabajo esclavo han sido, sin embargo, más lentos. Al menos hasta ahora. Durante el último año, el Gobierno tailandés y la industria han revolucionado el sector con una campaña de “lavado de imagen” para evitar las restricciones a las importaciones con las que han amenazado tanto Europa como Estados Unidos. Así, en abril del año pasado, la Unión Europea impuso una tarjeta amarilla al país asiático por pesca ilegal y por el uso de trabajo esclavo, un aviso previo antes de prohibir las importaciones si no se introducen mejoras. Estados Unidos también ha lanzado su voz de alarma y ha degradado la calificación de Tailandia en su informe anual sobre “tráfico de personas” por ser “fuente, destino y país de tránsito para hombres, mujeres y niños sometidos a trabajos forzados y tráfico sexual”.

Poco después de recibir la tarjeta amarilla, el Gobierno tailandés, dirigido por una junta militar desde el golpe de Estado de mayo de 2014, abrió el llamado Centro de Control para Combatir la Pesca Ilegal (CCCIF, en sus siglas en inglés) para coordinar la respuesta a las exigencias internacionales para mejorar el sector. En los últimos meses, se han aprobado así nuevas leyes que, entre otras cosas, obligan a los barcos de pesca a tener dispositivos de localización GPS o que prohíben las redes más dañinas contra el medioambiente. El CCCIF ha lanzado además una campaña de inspecciones en fábricas de procesamiento de marisco para luchar contra el tráfico forzado o infantil...........

....... Mientras, las denuncias de ONG y activistas se suceden. La Unión Europea anunciará además en las próximas semanas si prolonga la tarjeta amarilla a Tailandia, si la retira o si la convierte en una roja, prohibiendo así las exportaciones. Estados Unidos publicará también un nuevo informe a mediados de año sobre el tráfico de personas en el país. Tailandia juega en una carrera a contrarreloj para quitarse la etiqueta 'hecho con esclavos' y evitar que su industria pesquera se hunda. Y todo apunta a que no la está ganando.


Trabajadores inmigrantes de Myanmar pelan marisco en un mercado en Mahachai. (Reuters)